viernes, 24 de febrero de 2017

CANTO A MOYOBAMBA UN LIBRO DE POEMAS CON HISTORIA



                                      CANTO A MOYOBAMBA
UN LIBRO DE POEMAS CON HISTORIA
                                                                                        Por Carlos Villacorta Valles
                                                                                     odesi12@yahoo.es


“Carlos Villacorta Valles, con genial maestría y alma de poeta eleva su voz de protesta por la actitud cruel y despiadada que sufrió su raza, génesis de nuestro pueblo, la arremetida bestial que doblegó sus lanzas, mientras las orquídeas fraganciosas quedaron mudas ante el desconcierto:

“…Pérez de Guevara llevó tu uña
descuartizada
de muestra y trofeo de sangre…”

Carlos Villacorta Valles lleva en sus venas la protesta ante la injusticia y la impunidad y nos sensibiliza con su mensaje sobrio, sutil, candoroso y encantador con la peculiar modestia del amazónico inteligente que no escatima esfuerzo cuando un ditirambo roza su sensible corazón” (…) “Pero esta deliciosa lírica que Carlos Villacorta Valles nos brinda, no es solamente versos que acarician o versos que deleitan; son llamadas a la reflexión, a la conciencia para hacer sonar la aldaba que evite la opresión, encendiendo como faros las viejas túllpas para iluminar las mentes y conciencias de las actuales y futuras generaciones buscando un mundo con mejores oportunidades y realizaciones, alejados del oportunismo y la maldad, cultivando valores que sumen las posibilidades de mejorar esta sociedad hartamente considerada en crisis”. (Parte del prólogo de Pedro Vargas Rojas que no salió).

LES PRESENTO AMIGOS VIRTUALES, PARTE DEL LIBRO DE POEMAS:

CANTO A MOYOBAMBA:

Tres años demoré escribirlo, leí casi todos los libros sobre la historia de Moyobamba.

Tiene 5 partes implícitas: 1.- Nostalgias a la tierra. 2.- Origen. 3.- Invasión. 4.- Independencia. 5.- Invocación. Selecciono algunos poemas:

Nostalgias. 2 poemas:

Regazo de orquídea

Moyobamba
   regazo de orquídea
      he venido a dormir
         en tu vientre de
            pampa aguaruna

He sentido ausencia
de tu ausencia.
Aroma de nostalgia.
Más nunca dejé de caminar
–Oh Moyobamba-
con el sonido de tu nombre
 en mis pasos.

Moyobamba
   cuerpo de bosque
      regazo de orquídea
         te pareces al mar en su
            calma y defensa.

Mi sangre de hijo
llega a ti como una alforja
al hombro,
en el lomo del viento.

En tus nuevas calles
no hay alas rotas
de odio y rencor
y tus esquinas
me sonríen de amor.

¡Oh floresta sanmartinense!
   Me cobijaré en tu gracia
      curaré mi sed de ausencia.
       Esta fatiga de cemento indeciso,
         explosionará
         en tus dulces labios de flor verde.

¡Oh Moyobamba!
Mi regazo de orquídea.
Siempre me esperaste
detrás del tiempo.


Mi morada de siempre

Entonces moyobambino,
             por tierra llegué
entre naranjales y aguajes
 oh Moyobamba sin ambages
me llenaste de ti en el olor de tu voz,
       olor de fruta y ternura de árbol.

 Me perdí en la primera nostalgia,
 Tropecé en el primer recuerdo,
  el relámpago prendió su luz y
fuiste mi morada de siempre.

     Inmensa todavía me esperabas
         entre primaveras y jardines,
qué importan las noches y los días,
  si las esperanzas no están vacías.

Ahora camino entre tus calles,
    calles aguerridas germinales.
                  Subiré por tu silencio
   a encontrarme en tus recuerdos.
                                            Porque,
        deshilachando recuerdos llegué,
       deshilachando recuerdos quedaré.
          Moyobamba mi morada de siempre

Origen. 3 poemas:

          Primer latido*

                      Asto Huaraca
          Cacique rebelde auroral
         llegaste en tu lanza bravía
   lo prendiste a orillas del río Mayo
desde 1438 tus pasos resuenan
       por los parajes de Huasta
                         hoy Huastilla

 Fundaste un nuevo pueblo
      llamándolo Muyupampa.
                Eres nuestro origen
el primer latido muyupampino

Hoy te canto desde el olvido
   para recordarte y celebrarte
             recordarte y celebrarte
        Muyupampa nuestro origen
               Asto Huaraca su fundador.

*Alguien preguntó, de dónde 1438 y Asto Huaraca. Ese año se rebelaron los Chancas contra los incas. Fueron derrotados y huyeron por la selva: Anco Huayllu o Hancoallo se quedó por Lamas y Asto Huaraca pasó a Muyupampa. Fuentes principales: Kauffman Doig "Historia general de los peruanos hasta 1972". Purizaga Vega, Medardo (1967). «EL curacazgo Pocra». Los Pocras y el Imperio Incaico. 1967. p. 34. Rostworowski Tovar, María (Octubre del 2010). “03.Las etnias cusqueñas y los primeros incas”. Porras Barrenechea 1954: 305.


Muyupampa

Muyupampa fuiste
antes de Moyobamba
Mayoruna el hombre fue
            tierno e indomable
venido del Tawantinsuyo
        amando libertad.

Rodaste entre orquídeas
 y palmeras
  bebiste tu masato
   en vasijas de huingo
    encendiste el relámpago
     y el trueno
      hundiste tu idioma
       en las profundidades
        del río Mayo
         y en sus orillas
          hiciste el amor
           por primera vez.


Un nuevo grito

         Subía la tierra con nombre
        Nacía como lámina planetaria
       un trébol de cuatro hojas
      Llanura muyupampina
    Moyobamba inmortal
  Con abolengo e hidalguía
hondamente arraigado día a día.

    El elegante árbol caoba
      un nuevo grito escuchaba
          y desde su esbelto tallo
             destilaba el aroma rojo.

      Apareció la yuca y el plátano
         y la lanza se hundía en la
                            huangana.

  Las siquisapas como trenzas rojas
                             en erótico vuelo
                                   se alzaban
                                     sonoras
                    y nacían de nuevo
        en las riberas del viento.

   Muyupampa Rumiyacu
   zarzamora y orquídea
            germinaba el día
                 en barrios de
arcilla y cerco, tuchpas y
                           cenizas.

Los hombres, amasando
corazón muyupampino
naciendo otra vez en
        estas tierras
       grito a grito,
      tiempo a tiempo,
       tiempos originarios
                         con tesón.

                  Un nuevo grito.
             Un nuevo corazón.


Invasión. 2 poemas:

         La invasión

       De la selva en Muyupampa
     empezó la hostia española.
   “Cuna de la cultura”
  gritaron sembrando la cruz y,
 torciendo sus labios desleales,
escupieron nuestro origen.

“Fundación” dijeron a la invasión.

    Con su espada ensangrentada
    Pizarro ordenó la invasión
     con su lengua afilada,
 soñando “El Dorado”
  como rico filón.

        Alonso de Alvarado no pudo.
       Muyupampa en pie de guerra
          mostró que es un corajudo

Juan Pérez de Guevara lo secundó,
trastornado por el oro lo logró.
Inundó de sangre estos llanos.
No fue fácil para estos gusanos.
Son testigos lupunas y cañabravas.
Son testigos la tierra y tus miradas.


          El saqueo

  El arcabuz sorprendió a la lanza
     la pluma fue descuartizada y
                                  quemada
mudas quedaron las orquídeas
      este valle de hermosura
                    fue invadida y
                        saqueada.

Muyupampa mi amor,
                     que espanto
  Europa carnicera de saqueo y
                                    muerte
Alonso de Alvarado cayó sobre
                  tu caudal verde
       hundiendo tu origen.

Pérez de Guevara llevó tu uña
                   descuartizada
                 de muestra y
       trofeo de sangre.

Que nadie diga conquista o
                 conquistadores
    fue despreciable saqueo
                          e invasión.
Civilización que espera
                  tu decisión.

La principal calle
        de Moyobamba
              con el nombre
                   de un invasor
se parece tanto a la invasión

¿Por qué la principal calle de
                     Moyobamba
             lleva el nombre
    de quien se revolcó
            en la sangre
de la extirpación?

Eso se parece tanto a la invasión.


Independencia. 1 poema:

       La libertad

        De aquel bandidaje de
       alvarados y guevaras,
      huayco de maldades,
     brutalidad y mediocridad,
    facilismo y ventajismo
   la luz habló adormecida
  casi medio milenio
 pero siempre erguida por
la resistencia.

La resistencia no dormía
movía la tierra y salpicaba de
esperanzas.
Desde siempre Muyupampa era
rebelión
como un vaso de corazón
se llenaba de nostalgia más de
 indignación.


       Por fin la libertad cantó,
en llave deslumbrante y en manos
                          de Pascasio Noriega,
              ese grito solemne que refriega
                          revolución, independencia.

     Su sangre acribillada en la
    Plaza de Armas
   despertó a la cañabrava,
  a miles de lupunas libertarias
 y trochando la noche,
doblegó al hocico sangriento.

No hubo primera resistencia
       siempre hubo resistencia
             fuego que no se apaga
             la libertad se consagró.

             Moyobamba fue liberada.

Invocación. 1 poema:

          Invocación

           Bajemos al inicio
       hermano moyobambino.
  Extiéndeme tu corazón desde
tu origen Chanca. Salvemos el mito
             impregnándolo de actualidad.
   Observemos juntos el fondo de la vida.

        Celebremos el origen
     no la invasión.
  Celebremos al Mayoruna
no al español.

Vamos colectivamente
    a tejer tierra profunda.
            Vamos colectivamente
a desafiar andamios subterráneos.

               Vamos a ser parteros de la libertad
encendamos viejas tuchpas en lámpara actual
         derramando luces a lo largo de la noche
                     como río de corazones amarillos
                de árbol a árbol, de volcán a volcán.
             Ven hermano moyobambino, te invoco,
                                            bajemos al inicio.

Para cambiar nuestras vidas
Siempre es el momento.

ooo000ooo

Final de epílogo, varios poemas.
Aquí dos:

Moyobambinita

  Moyobambinita de miel
dulce capullo de primavera
      quiero derramarme en ti
                 como baño bendito
  celebrando el día de la ternura.

             Moyobambinita de algodón
hermoso cuerpo de aguardiente
    quiero embriagarme de ti
como humilde pájaro musical
   en un cielo de abrazos tiernos
   celebrando el día de la felicidad.

Moyobambinita de miel
     Moyobambinita de seda
quiero ser tu pájaro consentido.


      Versos sueltos

Moyobamba es la voz que vuelve desde su origen.
Moyobamba es cucharada de alegrías; amorosa me mira desde su nombre.
Moyobamba es un verso libre que no prohíbe la memoria.
Moyobamba es un fulgor de utopías en la boca.
Moyobamba es un sueño enrollado.
Moyobamba es un poema atado al futuro.
Moyobamba es una mano que acaricia tu alma.
Moyobamba es llanto de miedos que nadie ve.
Moyobamba es una orquídea de mirada nueva.
Moyobamba es una flor bajando de la colina.
Moyobamba es un pájaro de acero que construye su nido en nuestros pensamientos.
Moyobamba es piel de niña donde el sol juega con la luna.
Moyobamba tiene olor y encanto de jardín.
Moyobamba es mi ausencia caliente.
Moyobamba eres un pacto de amor entre el sol y las orquídeas.
Moyobamba es un enorme y elegante macetero encendido de colores.
Moyobamba cada día es un poema que se levanta con la aurora a flamear su belleza.
Moyobamba es un grito libertario que calla como un río que piensa
Moyobamba navega en mi sangre y revive lo que en mí ha muerto.
Moyobamba nos abre el portón de la primavera y desata el nudo de piedra de los sentimientos generosos.
Moyobamba a veces camina con las manos vacías, pero nos sirve el vino justo de la jarra de su corazón.
Moyobamba, eres como un vaso levantado donde han de beber todos los forasteros y los necesitados.
Moyobamba es ternura colgada de sus ramas. Hasta cuando llueves Moyobamba, en tus gotas nos besa la ternura.
Es inútil hablar mal de Moyobamba, porque su alegría es de oro, su mirada es de brisa infinita y su ternura es de montaña.
Moyobamba es un dulce racimo de primavera para descansar el alma.
Moyobamba cuatro sílabas que se gritan siempre con el alma y puestos de pie.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada